Una maravilla de la naturaleza

LA LAGUNA DE PETROLA

Recuerdo la primera vez que mis padres me llevaron a ver la Laguna de Pétrola.
Seria al final del verano del año 1.961. El trabajo en la era había terminado. Y el granero ya guardaba la cosecha.
Yo tenía nueve años y también había trabajado en la era, a veces estorbando más que ayudando. A mi hermano y a mi nos dejaban trillar con el tractor Ford por turnos, dar vueltas a la era durante la hora de la comida. Nos peleábamos por llevar el tractor.
Como digo, la cosecha ya estaba en el granero y un domingo nos fuimos toda la familia a Pétrola.
El plan era visitar a Don Estanislao, el veterinario del pueblo, amigo de mi padre desde la juventud. La casa tenia un patio muy grande y con sus hijos estuvimos jugando hasta la hora de comer. Fue después de comer cuando nos dimos un paseo hasta la laguna, inmensa a mis ojos.
Varias personas tomaban los barros en una zona de la orilla. Me llamó mucho la atención que unas señoras iban con camisón.
Muchísimos “patos” que, por supuesto, no sabíamos clasificar.
Ahora, como todo, la laguna esta muy cambiada. Se cerro una industria que explotaba y extraía sales para una empresa de productos de belleza.
La laguna de Pétrola es una laguna esteparia de aguas hipersalinas declarada Reserva Natural en el año 2005.
La salinidad de las aguas de la laguna puede superar con facilidad la del agua del mar.

Esta laguna y varias que existen en los alrededores forman el humedal de mayor interés de la provincia de Albacete, ya que mantiene una importante comunidad de aves acuáticas, siendo un sitio ideal para la práctica del turismo ornitológico.
Al atardecer, en primavera, se puede apreciar la llegada de bandadas de anátidas y las paradas de cortejo de las especies nidificantes. Es la estación y la hora mas recomendada para hacer una visita.
Durante el otoño e invierno, se puede observar el paso de las aves migratorias y la llegada de bandadas de aves invernantes.
Se cuentan mas de 45 especies entre nidificantes e invernantes. Siendo los flamencos la especie de mayor tamaño.
Hace unos años que los flamencos hacen sus nidos en la Laguna de Pétrola que junto con la Laguna de Fuente de Piedra en Andalucía, es de los escasos puntos de cría del flamenco común en España.


En cuanto a la flora de la Laguna de Pétrola encontramos un ecosistema acuático singular adaptado a una elevada concentración de sal y formaciones vegetales de interés que bordean la cubeta instaladas sobre suelos secos que se inundan temporalmente, alternándose con los cultivos agrícolas.
He vuelto infinidad de veces a la Laguna de Pétrola después de aquella primera vez de juegos y ojos muy abiertos.
He vuelto muchas veces: con amigos, con mi novia, con mis suegros un día de junio que salió muy frio y ventoso, con mis hijos, con todo el mundo que se ha dejado convencer (repitiendo por sus medios) y con mis nietas.
Las mejores horas son o muy temprano o al caer la tarde y en los meses de menos lluvia.
Los flamencos vuelan temprano desde la laguna de Pétrola repartiéndose para comer por las lagunas cercanas de Corral Rubio y Horna.
Recomendable llevar unos prismáticos, para poder ver las aves más cerquita y cámara de fotos (nos llevaremos unas buenas fotografías para recordar).
Llevaros agua y algo de picoteo y si vuestra visita es en pleno verano os recomiendo antimosquitos.
El acceso desde la autovía A-31 es muy sencillo y buena carretera. Dos alternativas. Una desde la Estación de Chinchilla (salida 93) coger la CM3255 y otra desde el Villar de Chinchilla (salida 111) coger la CM3211.

Corral de los Niños, 22 de febrero de 2019

Juan Sáez

Leave a Reply